No. 31- Los cinco hábitos de nuestro día a día que nos dañan sin darnos cuenta


1. Onicofagia, más conocido como “morderse las uñas”.

Generalmente el hecho de “morderse las uñas” lo realiza muchísima gente. Al ser una enfermedad de carácter psicológico, nosotros no lo consideramos una enfermedad, es algo que vemos diariamente en todo tipo de personas. Esto puede ser provocado por razones económicas, familiares, laborales, etc. O bien por cómo se reacciona antes algunas situaciones, como autolesionarse  por los sentimientos que se puedan tener hacia la propia persona. Pero ¿cómo puede convertirse un hábito que a la vista parece inofensivo en una enfermedad?

morderse las uñas

 

Al mordernos las uñas transportamos los gérmenes que se encuentran bajo las uñas a la boca y viceversa, llevando a la infección de los dedos produciendo los llamados panadizos. Pero también tiene daños estéticos ya que deja al aire parte de la piel que la uña debería estar cubriendo. También es perjudicial a largo plazo para la sustancia adamantina frontal de los dientes, o sea, aumenta las caries y puede modificar la arcada de los dientes.

2. Dormir cerca del móvil.

¿No os ha pasado nunca eso de quedaros dormidos con el móvil en la mano? ¿Eres de esas personas que duermen cerca del móvil? Nos pasamos el día con los teléfonos móviles en la mano, de aparato en aparato pero lo peor que podemos hacer es dormir con los teléfonos móviles cerca por las siguientes razones:

dormir con el móvil

 

Se ha demostrado que el riesgo es cierto y perjudicial; especialmente en el momento de irse a dormir en el que seguimos expuestos a las radiaciones, lo que hace que no podamos dormir fácilmente, o nos de dolor de cabeza, ya que se altera el sistema de autorregulación humano. Incluso la OMS (Organización Mundial de la Salud) nos informó de la peligrosidad de los aparatos electrónicos que pueden aumentar las posibilidades de tener cáncer. Aunque aún están por demostrar las implicaciones que tiene la advertencia de la OMS, sí que diversos estudios han señalado los efectos cognitivos y genotóxicos del uso del teléfono móvil. Las radiaciones de los móviles son del tipo no ionizantes y sus longitudes de ondas no son muy significativas, aún así los especialistas aconsejan dormir lejos del móvil y sobre todo si se está cargando.

3. Enrollarse el pelo, mala costumbre generalmente en mujeres.

Las mujeres solemos llevar el pelo largo, lo que conlleva que muchas de nosotras tiendan a las malas costumbres como la de enrollarse el pelo. Para afirmar este hecho me baso en el artículo de la página http://revistasaludable.clickchaco.com/  que afirma que “Girando y girando un pedazo de cabello alrededor de su dedo puede provocar daños a la raíz con el tiempo”, según Ariel Ostad, MD, un dermatólogo con sede en la ciudad de Nueva York. “Esto puede generar pérdidas temporales o permanentes de cabello, como así también, infecciones”, dice el Dr. Ostad. Aquel que es obsesivo con enroscarse y tirarse el pelo puede tener un signo de una condición de control de los impulsos psiquiátricos llamado tricotilomanía, que requiere la psicoterapia y medicación.

 

tricotilomanía

 

4. Malas posturas.

 

malas posturas

 

Diariamente, cogemos posturas de las que no nos percatamos y tampoco pensamos que “por un rato que estemos así no nos pasará nada”, sin embargo, ese “rato” acaba convirtiéndose en un hábito, lo hacemos sin pensarlo y luego, es aquel el que le pasa factura a nuestro cuerpo.

Las malas posturas pueden provocar problemas de salud como dolores y contracturas. Mantener mucho tiempo una posición incorrecta puede ocasionar una sobrecarga en ciertas partes del cuerpo. Algunos síntomas de las malas posturas son: el dolor lumbar (de estar encorvado), molestias en la zona central de la espalda (cuando hay una curva dorsal exagerada) y dolor de cuello y trapecio (exceso de apoyo en las articulaciones de las últimas vértebras cervicales).

5. No dormir las horas suficientes o dormir mal.

La falta de horas de sueño tiene consecuencias muy notables durante el día. Algunas de ellas son la tendencia a dormirse a todas horas, los cambios repentinos de humor, tristeza, irritabilidad, actitud pesimista y aumento de estrés y ansiedad.

La falta de sueño también afecta en la habilidad para procesar la glucosa, lo que provoca altos niveles de azúcar en la sangre y favorece la diabetes o un aumento de peso.

Una noche sin dormir disminuye la capacidad de asimilar conocimientos casi un 40%. Las pérdidas de memoria y recuerdos aumentan, la persona se vuelve más lenta y menos precisa y puede hasta alterar el habla. Además dificulta aprender, crear o la resolución de problemas.

no dormir bien

 

 

Para saber más: https://es.wikipedia.org/wiki/Onicofagia

http://columnazero.com/se-confirman-los-peligros-de-dormir-cerca-del-telefono-movil/http://revistasaludable.clickchaco.com/piel/10-tics-nerviosos-que-pueden-afectar-su-salud/

http://www.biomanantial.com/mala-postura-sus-consecuencias-para-salud-a-2898-es.html

http://www.dormirbien.info/dormir-poco-o-mal/

 

Sandra

Sandra Vilches García es bloguera, escribiendo actualmente en varios de diferente temática, y bailarina.

 

¿Quieres descargar este artículo? Puedes hacerlo aquí:

5 HABITOS

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies