No. 45- ESCRIBIR COMO TERAPIA


¿Alguna vez habéis tenido un diario? Yo de pequeña he tenido muchísimos diarios, sin embargo, la constancia no era uno de mis dotes por lo cual acababa dejando de escribirlos muy pronto. En los diarios escribimos lo que nos ha pasado en el día y sin querer reflexionamos sobre lo que nos ha molestado, lo que no, lo mucho que odiamos a tal persona, el estrés que tenemos por estar de exámenes… Etc.

My life story

 

Muchos psicólogos recientemente han aconsejado a sus pacientes escribir un diario y pensamos, ¿Un diario? ¡Qué cosa más absurda! Sin embargo, es la terapia perfecta. Al escribir liberamos todo el mundo que tenemos por dentro sin darnos cuenta, no hace falta que seamos si quiera escritores, es simplemente hacerlo por gusto, por conocernos más a nosotros mismos y auto-fomentar la creatividad que hay en nuestro interior.

Hay una actividad muy conocida que suelen utilizar los docentes en sus clases que es plantear estas tres preguntas a sus alumnos:

  • ¿Quién soy?
  • ¿Quién quiero llegar a ser?
  • ¿Estoy haciendo lo correcto para llegar a donde quiero?

A continuación, los alumnos en silencio se van a un lugar tranquilo de las instalaciones y escriben aproximadamente una hora, solos, sin distracciones. Es increíble lo mucho que se puede llegar a interiorizar con esas tres preguntas que a simple vista parecen fáciles, no obstante, en nuestro día a día no tenemos tiempo para ponernos a pensar en nosotros, ni a donde queremos llegar, por eso las actividades como esta son una forma de darnos cuenta si lo estamos haciendo lo correcto. Suponiendo que nuestra vida fuera un camino, el final sería la muerte, pero el éxito ¿en qué parte del camino está? ¿Qué es a lo que cada uno quiere aspirar? Son preguntas que deberíamos plantearnos más a menudo.

escribir en el diario

 

 

Otra terapia efectiva es escribirte a tu ‘yo del futuro’, escribirte una carta a ti mismo dentro de unos años. Por ejemplo, una carta a ti dentro de 20 años, diciendo por ejemplo: “Querido Fulanito, espero que hayas conseguido montar aquel negocio de electrodomésticos por el que estabas trabajando, que hayas hecho al menos dos viajes al extranjero…”. A esto es a lo que me refiero, a sueños. Luego no hace falta que esperes 20 años a leerlo, a lo mejor al año siguiente te puedes sorprender con tus ambiciones y tal vez replantearte las decisiones que has tomado a última hora. El mejor método para llevar a cabo esta terapia es tener una carpeta a parte, una carpeta de recuerdos, souvenirs de viajes, cosas insignificantes… Pero que realmente tengan un significado, así el día de mañana cuando necesites reencontrarte no hay más que abrir una carpeta y ver lo que has sido, volver a tus más profundas raíces, desde que escribías burro con v, desde tu primera foto hasta la última.

Escribir es un arte, pero también puede ser una terapia, ¿no me crees? ¡Pruébalo tú mismo! Es tan fácil como dedicarse a uno mismo no más de media hora y verás como es más lo que ganas, que el tiempo que le has dedicado.

 

Fuente de información: http://elpais.com/elpais/2014/06/04/eps/1401882379_258875.html

 

Sandra

 

Sandra Vilches García es bloguera, escribiendo actualmente en varios de diferente temática, y bailarina

 

¿Quieres descargar este artículo? Puedes hacerlo aquí:

Escribir como terapia

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies