No.81- Las 5 serendipias que cambiarán tu forma de ver la ciencia


¿Serendipia? ¿Qué es eso? ¡No lo admite ni la RAE! Menudo nombrecito… El caso es que las serendipias en sí por su nombre son desconocidas, pero seguro que todos recordamos el “fallido” intento de Cristóbal Colón por llegar a la India, cuando acabó descubriendo un continente completamente desconocido.

Bien, pues basándonos en este conocimiento sabremos que una serendipia es un descubrimiento inesperado que se obtiene al estar buscando algo distinto. Podremos encontrar serendipias en el arte, en la ciencia, en la vida cotidiana… Por lo que este artículo se centrará nada más que nada en las siguientes:

1. Post-it

El investigador Spencer Silver — quién trabajaba en la compañía 3M — trataba de mejorar los adhesivos de acrilato, pero no lo consiguió y se dio por un instrumento inútil. Sin embargo, por casualidades de la vida, Art Fry (un compañero de la misma empresa), le buscó una utilidad a estos pequeños papelitos… Pensó que estaba cansado del separador de páginas que utilizaba en los libros, por lo que, este papel adhesivo que sin querer inventó Spencer Silver, acabaría convirtiéndose en un adhesivo que serviría para escribir notas.

Post-it

2. La penicilina

Se dice que el científico escocés Alexander Fleming que trabajaba en microbiología en el Hospital St. Mary de Londres, era bastante despistado, siempre tenía la mesa llena de papeles o artilugios, incluso hasta fumaba en el laboratorio…

Un día Alexander Fleming se encontraba realizando un experimento que consistía en cultivar una bacteria denominada Staphylococcus aureus en unas placas, al tiempo que se percató de que había crecido un hongo que estaba estropeando su trabajo. Sin embargo, Fleming no reaccionó y simplemente se quedó observando, ya que alrededor de donde estaba creciendo el hongo no había cultivo bacteriano. Es decir, había ‘algo’ que impedía el crecimiento de la bacteria. Posteriormente decidió que ese ‘algo’ tendría nombre y además lo usamos bastante, se llamaba penicilina y ésta se convertiría en uno de los mayores descubrimientos de la historia de la ciencia.

Más tarde ésta técnica mejoraría, y quién sabe…

Al principio estábamos comentando que Fleming aparentaba ser una persona descuidada/desordenada, pero al final acabaremos dándole la razón a la famosa frase de Albert Einstein: “Si una mesa abarrotada es fruto de una mente desordenada, ¿de qué es signo una mesa vacía?”.

cartel de la penicilina

3. El coñac

Para este licor hay dos teorías que no se sabe bien cuál de ellas es la verdadera, no obstante podemos tomar ambas como ejemplo.

En primer lugar, se cuenta que en el siglo XVIII, los viticultores decidieron transformar en aguardiente su vino, envejeciéndolo en toneles durante varios años, debido a la poca demanda del mismo. Esto llevó al surgimiento de los primeros coñacs de tonalidad dorada.

Por otro lado, la segunda ‘teoría’ sería que el coñac surgió debido a la irrupción de marineros por la zona y la demanda del vino, lo que causó que se comenzara a hervir el vino para poder llevárselo en el menor espacio posible para posteriormente, añadirle el alcohol.

coñac

4. Las patatas de bolsa

Crisps, chips… ¿Cuál es cuál? Uno de esos errores tan comunes cuando éramos pequeñ@s, al igual que chicken-kitchen.

Nadie se había preguntado por la aparición de las patatas fritas de bolsa, o como muchos otros lo llaman, patatas chips. El caso es que, estas patatas no se crearon a posta, ni muchísimo menos, este fue otro gran descubrimiento inesperado, por lo que… ¡Veamos su historia!

El chef George Crum quién trabajaba en el restaurante ubicado en Saratoga Moon Lake Lodge se vio obligado a cambiar su estilo de cortar las patatas en la cocina, ya que cierto día, un cocinero consideró que las patatas fritas de Crum (French fries) eran demasiado gruesas y la rechazó. Pronto nuestro amigo George, se fijaría en que muchos de sus clientes también se dejaban sus patatas fritas, por lo que el cocinero, decidió sorprender al primer huésped que se negaba a comer sus patatas con una patatas cortadas con un grosor parecido al del papel de fumar, hirviéndolas al máximo y salándolas más de lo normal.

Quiso de alguna manera, fastidiar a dicho cliente, sin embargo, su cara fue un verdadero poema cuando el cliente quedó fascinado con las Chips que éste había creado. Este descubrimiento convirtió dicho ‘manjar’ en el plato estrella del restaurante. Pero no fue hasta 1895 cuando ya jubilado Crum, William Tappendon comenzaría a empaquetar y comercializar sus patatas.

patatas de bolsa

5. La viagra/Sildenafilio

Inicialmente, la viagra fue diseñada para su uso en la hipertensión arterial y la angina de pecho, sin embargo durante los primeros estudios de la fase I, se sugirió que tal droga tenía un efecto casi nulo en la angina de pecho, mientras que lo que sí hacía era provocar erecciones. Por lo que Pfizer comenzó a comercializarlo para tratar la disfunción eréctil, en lugar de la angina.

viagra

A veces, deberíamos pensar un poco más sobre estas grandes invenciones que cambiaron nuestras vidas y reflexionar si la ciencia, hoy en día es como hemos visto tras estas cinco serendipias anteriores… Lamentablemente, hoy en día la ciencia se ha convertido en una industria, existiendo científicos que trabajan en equipo para aumentar el número de descubrimientos en el menor período de tiempo posible; es una buena forma de avance, a nadie se nos ocurriría una mejor, pero como todo, esto tiene sus consecuencias y una de las consecuencias más grandes que podemos ver, es que estos métodos excluyen a las grandes “locuras” que podrían cambiar nuestra vida.

Ejemplifiquemos con Galileo Galilei, quién fue tomado por loco en su época cuando afirmó la teoría del heliocentrismo, es decir, que la Tierra giraba alrededor del Sol… Todos pensaban que el Sol, la Luna, los planetas… Todos giraban alrededor de la Tierra, un paradigma completamente equivocado.

¡Ahora pensemos en la teoría de Darwin! Si Galilei fue un loco, éste era un psicópata a más no poder, pues llegó a la conclusión de que el humano era una especie avanzada del mono ¡Esto sí que rompió los esquemas de todo ser vivo! Por no hablar ya de la selección natural…

evolución

En conclusión, los humanos estamos obsesionados con la perfección y el orden, de forma que cohibimos la invención de paradigmas llenos de creatividad e inspiración, pero sobretodo ¡estamos evitando la genialidad de las serendipias!

mariposas disecadas

 

Para saber más: https://es.wikipedia.org/wiki/Serendipia

 

Sandra

Sandra Vilches García es bloguera, escribiendo actualmente en varios de diferente temática, y bailarina. Recientemente ha sido finalista de la III Olimpiada Filosófica de Andalucía y galardonada con el primer premio del IV certamen de poesía juvenil “Casa de Andalucía”.

 

¿Quieres descargar este artículo? Puedes hacerlo aquí:

Las 5 serendipias que cambiarán tu forma de ver la ciencia

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies